Imagen de Cabecera de la ESPAM

Está en: Blog ESPAM > Las Nuevas Tecnologías (NN.TT.) en la formación
La ESPAM en facebook | La ESPAM en twitter

entradas al blog

marzo 2013
Las Nuevas Tecnologías (NN.TT.) en la formación

Por Antonio Carlos Torán Marín; Informática ESPAM.
Master en NN.TT. aplicadas a la enseñanza.

Imagen decorativa A lo largo de los años se ha ido investigando en la actuación del docente y su relación con el alumnado con el fin de aumentar la eficacia y eficiencia, tanto de la transmisión del conocimiento del docente al alumnado como la adquisición, por éste, del conocimiento que se pretende transmitir. Lo que se busca es la competencia del alumnado y entiéndase por competencia, no sólo la adquisición del conocimiento por parte del receptor sino la capacidad de éste de reproducir el entendimiento y de aplicarlo correctamente. Sólo así el alumno/a se convierte en competente.

Pero en los últimos años las NN.TT, y no sólo la informática, ha irrumpido fuertemente en la enseñanza. Esa irrupción ha sido, por lo general, brusca e incluso se ha considerado como la panacea de la formación, llegándose a relacionar calidad de la enseñanza con el mayor uso de medios tecnológicos. Si bien eso es cierto, no lo es de cualquier forma porque así nos olvidamos de algo esencial y es que la enseñanza presencial pretende la socialización del conocimiento a través de las relaciones interpersonales. Cuando esta enseñanza está mediada a través de las tecnologías surgen nuevas dificultades a las ya conocidas.

La cuestión está en saber cómo es éste aprendizaje mediado por las tecnologías y cómo podemos gestionar con éxito éste uso de las tecnologías en nuestra Organización. Necesitamos saber qué sistema de enseñanza y qué modelo de aprendizaje queremos y al mismo tiempo cómo utilizar racionalmente las posibilidades de la tecnologías de la información y comunicación.

Por tanto, no se trata de hacer uso de la tecnología sino de hacerlo racionalmente y siendo consciente de nuestras necesidades de comunicación y las de adquisición de conocimiento del alumnado. Muchas experiencias formativas basadas en la incorporación de las nuevas tecnologías y de las emergentes se han convertido en fracasos ya que los resultados obtenidos no han superado las expectativas generadas, ni de lejos.

Buena prueba de ello han sido las grandes empresas, necesitadas de transmitir a sus trabajadores y trabajadoras los cambios que se producían en la Organización, bien tecnológicos o de manejo de las herramientas con las que desarrollan sus funciones, bien de los cambios estructurales y organizativos de la empresa. Para ello, necesitaban organizar cursos formativos que implicaban el coste por el abandono del trabajo para asistir al curso, la creación del espacio formativo (aulas) bien propias o de alquiler, el material formativo y, por último, la docencia.

Con internet, al imaginar la peculiares ventajas que podrían aportar a la formación, entraron en la formación on-line a tropel, invirtiéndose grandes cantidades de dinero en la adquisición de las tecnologías necesaria para la docencia on-line. Así, las empresas invirtieron en servidores, software, plataformas y en distintos y variados medios tecnológicos para la formación. De esta forma, el empleado y empleada podría asistir a la formación, sin abandonar su puesto de trabajo, controlando el tiempo, con lo que se reducía el costo por la pérdida de tiempo en desplazamientos, etc...; el material lo tenía en la red, por lo que se reducía el costo en publicaciones para el alumnado; se reducía el costo en creación del espacio, o sea el aula, bien por su alquiler o construcción, bien por el mantenimiento y, por último, se reducía el costo del profesorado.

Ante todo esto, las expectativas de los resultados de la solución on-line no podían ser mejores. Transcurrido el tiempo se demostró que la solución on-line aplicada de esta forma fué desastrosa, un auténtico fracaso.

¿Por qué?. Porque se olvidó de la competencia del alumnado, como se comentó en el primer párrafo y porque la socialización del conocimiento a través de las relaciones interpersonales es parte de la enseñanza. La solución fué el "blended", o dicho de otro modo, la formación semi-presencial. Sólo se transmitía on-line aquello que las NN.TT. aportaran un valor añadido a la formación. Ese reajuste, en las grandes empresas, produjo mejores resultados que la solución anterior, aunque no tan buenos como la presencial 100%.

Téngase en cuenta lo siguiente: cuanto más centramos la enseñanza en el estudiante y más nos apoyamos en el uso de procesos tecnológicos, más atención debemos prestar a los materiales. Además, cuanto más apoyo y asesoramiento permanente tenga el estudiante menos requiere que estos materiales sean sofisticados, y a la inversa, a menos tutoría y asesoramiento, más sofisticación de los materiales. Por tanto, podemos construir buenos cursos 100% virtuales pero han de estar muy trabajados, muy estructurados, con claros objetivos específicos y con una clara actividad mediadora por parte de la tutorización. No se trata de subir un texto a Internet.

¿Qué medios tecnológicos tenemos a nuestra disposición?

Insistir de nuevo que el uso de estos medios tecnológicos debe responder a una estrategia formativa definida y debe estar encauzada a la consecución de unos objetivos concretos de competencia. No se trata del uso puntual de una herramienta ofimática.

A nuestra disposición tenemos muchos elementos desde los vídeos, cds, dvd, hasta las plataformas virtuales de formación, pasando por editores de presentaciones, herramientas de creación de cuestionarios, portafolios, comunidades virtuales, e-tutorías, creadores de juegos de apoyo a la enseñanza, creadores de mapas conceptuales. Pero el problema estriba en saber utilizarlo adecuadamente, en el momento oportuno, con la cantidad de información justa y con la debida estructura.

Hoy en día, casi todas estas propuestas tienen su software libre:

Open office como el equivalente al Office de Windows.
Hotpotatoes como editor y creador de cuestionarios multipreguntas y multiopciones con posibilidad de inclusión de imágenes, sonidos, etc
JClic como editor y creador de material complementario para afianzar el conocimiento.
C-Maps como editor y creador de mapas conceptuales.
Moodle como plataforma virtual de enseñanza; etc...

Subir

Tecnología: html; css; java-script / Periodo: 2013 / Optimizado: internet explorer; netscape; firefox; safari / Idioma: castellano
(c) Escuela de Seguridad Pública del Ayuntamiento de Málaga - 2013