Imagen de Cabecera de la ESPAM

Está en: Blog ESPAM > Política y estrategias de seguridad en la ciudad
La ESPAM en facebook | La ESPAM en twitter

entradas al blog

Octubre 2014
Política y estrategias de seguridad en la ciudad

Por Pascual Sánchez-Bayton Gutiérrez.
Director de la ESPAM.

El concepto seguridad, con independencia de que para su definición se utilicen factores individuales o socio-culturales, viene a ser la idea que todos tenemos de no temer una agresión, sentir que se respeta la integridad y la privacidad. El miedo al delito y la violencia ha generado una serie de herramientas o estrategias en la sociedad que pretenden controlar la delincuencia.

De igual forma la sociedad actual ha homologado la seguridad ciudadana con la calidad de vida, y si no hay seguridad ciudadana la calidad de vida no se sostiene

Las estrategias de control del orden social han sido prioritariamente represivas y coactivas; es en nuestros días cuando se pretende dar una nueva orientación donde la prevención y la anticipación es un desafío.

La Administración Local recoge con mayor facilidad las aspiraciones y necesidades de sus ciudadanos y por ende, puede reaccionar con mayor flexibilidad a sus demandas manteniendo buenos canales de comunicación lo que garantiza un alto nivel de confianza y disminuye los conflictos.

La Política de seguridad ciudadana debe intervenir sobre los factores de riesgo más importantes para minorarlos, pero ello sin olvidar que existen diferentes dimensiones del concepto inseguridad:

Inseguridad Objetiva: Centrada en cifras reales reflejadas en estadísticas.
Inseguridad Subjetiva: Es la percepción de riesgo de las personas y que puede o no concordar con el riesgo real.
Inseguridad Tolerable: La vida misma constituye un riesgo, pero las personas van decidiendo los niveles de riesgo que son tolerables.

Por tanto al hablar de Políticas de Seguridad es importante que esas políticas contemplen las tres dimensiones. Ahora bien, el incremento de los estudios y las estrategias de seguridad debe responder a algún cambio sustancial de la sociedad que lo exige; esos cambios podrían ser: La globalización de la delincuencia, la aparición de nuevos delitos, y un incremento de la demanda de seguridad por parte del ciudadano.

De igual forma, existen una serie de fenómenos sociales que determinan el desarrollo de ciudades inseguras:

Ámbito Territorial: Las grandes ciudades con un crecimiento demográfico al alza son, principalmente, el foco de la inseguridad.

Privatización de la ciudad: Cada vez se pierden más espacios públicos. Las ciudades desarrollan espacios para el trabajo o el ocio - grandes superficies - . Por ello los delitos relacionados con el domicilio decrecen para ascender aquellos que se perpetran el lugares destinados al ocio.

Segregación Urbana: Muchas conductas violentas nacen de situaciones relacionadas con el desempleo, la pobreza o la marginalidad. Se crean guetos donde minorías a veces muy numerosas dan lugar a la desintegración de una sociedad que se manifiesta utilizando el poder delictivo.

Individualismo: La sociedad individualista actual, en la que prevalece la idea de éxito y triunfo rápido tiene como contrapartida que determinados individuos presenten desordenes de identidad y conductas ansiosas y adictivas que se manifiestan en forma agresiva.

Desconfianza en las Instituciones: Existe una crisis generalizada en la confianza que se tiene en los poderes públicos, gobernantes o jueces son evaluados negativamente y se tiende a privatizar la seguridad mediante guardias privados.

Desconfianza en las Policías: La existencia de delitos hace que aumente la percepción de inseguridad ciudadana y ello hace que muchas ciudades generen macro planes de seguridad. No obstante, es necesario trascender del ámbito local de la policía y estrechar las relaciones de un conjunto de sectores encargados de diseñar y ejecutar las políticas publicas. Es prioritario en este punto, por ser el que directamente me atañe, incidir en la necesidad de plantearnos una serie de cuestiones esenciales, a saber ¿ Cuál es nuestra competencia? ¿ Qué espacio estamos ocupando? ¿Qué sucede en el ámbito judicial? ¿Qué nos demandan jueces y fiscales? ¿ Qué nos demanda el ciudadano?. La respuesta que demos a esas preguntas determinará que todos y cada uno de los implicados trabajemos en la misma línea; beneficiando al ciudadano desde la colaboración y cooperación , marcando la eficacia como objetivo.

En Europa se ha trabajado para implantar estrategias que aumenten la seguridad de su población. La búsqueda de un modelo de acción se ha iniciado mediante un trabajo local e interdisciplinario. A parte del reconocimiento del ámbito local, las principales iniciativas tienen en común la idea de acrecentar la aproximación interdisciplinaria, una articulación de políticas de seguridad y establecimiento de factores prevención.

Prevención es en determinadas ocasiones sinónimo de eficacia toda vez que viene a significar que se evita la comisión del delito; pero ¿ de que forma podemos prevenir?. Bien mediante políticas sociales, bien mediante la tecnología, el urbanismo, la educación; cada una de ellas tiene ventajas e inconvenientes, así como costes y la implicación de diferentes sectores de la sociedad. La interrelación y el convencimiento de que la seguridad no es sólo cosa de la Policía es básico.

El diseño de políticas en la Unión Europea parte de la prevención del crimen y toma como documento precursor la European Urban Charter - Carta Urbana Europea - proclamada en 1992 que reúne una serie de principios referentes a la prevención.

A escala local, se detallan los siguientes principios para la política coherente de seguridad:

1. Se debe basar en la prevención, aplicación de la ley y ayuda mutua.
2. Se debe basar en estadísticas e información cualitativa comprensiva y actualizada.
3. Debe implicar a todos los miembros de la comunidad.
4. Debe significar colaboración estrecha entre la policía y la comunidad local.
5. Debe considerar programas contra el tráfico de droga.
6. Debe incorporar programas de rehabilitación
7. Debe incorporar programas de ayuda a las victimas de la violencia.
8. Debe ser reconocida como prioridad social y comprometer recursos financieros crecientes.

En cuanto a los objetivos y prioridades en materia de prevención de la delincuencia para la Unión Europea, estos se condensarían en los siguientes:

1. Reducción de las oportunidades que facilitan la delincuencia.
2. Atenuación de los factores que coadyuvan a conductas delictivas.
3. Evitar la victimización.
4. Reducción de la sensación de inseguridad.
5. Promover la cultura de la legalidad.

Para alcanzar estos objetivos la Unión Europea apuesta por unir las políticas de seguridad ciudadana con la política social.

Igualmente la Comisión Europea ha apoyado la iniciativa referente a la creación de una red europea de la prevención de la delincuencia y que cuenta entre sus prioridades de trabajo con todo lo relacionado con la delincuencia urbana, a saber:

a) Acontecimientos que afectan a la vida en el espacio local: robos, agresiones o vandalismo.
b) Mediación social: resolución de conflictos y reducción de la delincuencia mediante la renovación social.

En Europa son múltiples las acciones que se han emprendido, pero el elemento que destaca sobre todas ellas es el de la participación.

La incorporación de la tríada policía-justicia-prisión, en forma coordinada con la comunidad organizada en la ciudad como forma de enfrentar el tema de la seguridad ciudadana.

Subir


Tecnología: html; css; java-script / Periodo: 2014 / Optimizado: internet explorer; chrome; netscape; firefox; safari / Idioma: castellano
(c) Escuela de Seguridad Pública del Ayuntamiento de Málaga - 2014